Una serie de reacciones generó la abrupta muerte del triatleta Renato Bastías Fischer (de 38 años), ocurrida ayer en la mañana en el Ironman de Pucón mientras realizaba la etapa de nado.

Antecedentes preliminares aportados por el delegado presidencial regional, Víctor Manoli, sostienen que el deceso del deportista se debió a un paro cardiorrespiratorio.

En un video captado por asistentes a la competencia, se ve que la ambulancia llega a lo menos 10 minutos después de que el deportista es atendido en la playa de Pucón, donde personal de la Armada, carabineros y de la organización hacían lo posible por reanimar al joven triatleta.

Al respecto, el director de la Cámara de Turismo de Pucón, Eugenio Benavente, criticó que las personas que atendieron en los primeros minutos al joven deportista no contaran con un desfibrilador para reanimar al participante.

“Lo que sabe que el traslado desde el lugar del acontecimiento hasta el hospital demoró mucho. Hoy con la tecnología que existe, el desfibrilador es un aparato que debería estar en todos los lugares donde se hacen actividades deportivas. Hoy tu vas a Estados Unidos o a Europa y los gimnasios tienen este aparato y no se necesita ser un técnico para operarlo, basta poner el aparato y la persona reacciona, creo que eso falta en actividades como el triatlón, donde debería haber dos o tres por disciplina”, afirmó.

Benavente aseguró que la ambulancia que retiró al deportista para trasladarlo hasta el Servicio de Urgencia del Hospital San Francisco de Pucón, no contaba con un desfibrilador.

“No lo tienen. La ambulancia, los helicópteros y los elementos de rescate, no pueden mover a una persona si no le han hecho los movimientos básicos de reanimación que indica la medicina. Nadie puede ser subido a un helicóptero si no tiene recuperado sus condiciones, esto es algo básico que debería estar, es una máquina necesaria en estas competencias”, aseveró el director de la Cámara de Turismo.

En otro video captado por vecinos de Pucón, se aprecia los infructuosos intentos del personal de la ambulancia por reanimar a Renato Bastías, haciéndole masaje cardiaco mientras era ingresado al principal centro asistencial de la comuna, maniobras que resultaron infructuosas.

Frente a las críticas en redes sociales respecto a por qué no se suspendió la carrera por el deceso del deportista, Benavente aseveró que “cero posibilidad, la carrera es carrera. Para las personas que siempre están atrás y no corren, no entienden. Las personas que hemos hecho deporte, yo corrí varios años profesionalmente en este tipo de carreras, uno entrena mucho tiempo, horas durante meses. Tu no vienes a una carrera como este Ironman a ver cómo te va, tu vienes a ganarla o mejorar tu posición, y eso las personas que están observando, no entienden”.

En palabras simples un desfibrilador es un aparato que suministra descargas eléctricas al corazón a través de la pared toráxica para restaurar el ritmo cardiaco de un paciente que acaba de sufrir un ataque al corazón y que le pudo haber salvado la vida a Renato Bastías.

Los restos del joven deportista fueron trasladados hasta la Región Metropolitana, donde registraba domicilio, para las respectivas exequias, las que se desarrollarán en el Parque del Recuerdo de la comuna de Huechuraba.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí