Un informe realizado por la Policía de Investigaciones reveló que el teléfono que el diputado Mauricio Ojeda entregó al Ministerio Público, en el marco de la arista Manicure del Caso Convenios, fue entregado con daños en su pantalla y la tarjeta electrónica.

El diputado es investigado en medio del caso antes mencionado, en el cual la Fiscalía indaga el traspaso de más de 700 millones de pesos desde el Gobierno Regional de La Araucanía a la fundación Folab y Educ.

Producto de esta investigación, el equipo jurídico del Ministerio Público en la Corte de Apelaciones de Temuco presentará una petición de desafuero contra Ojeda para formalizar la indagatoria al parlamentario.

El diputado en ejercicio por La Araucanía, Mauricio Ojeda, sostuvo que los antecedentes que se han entregado solo buscan perjudicar su imagen.

ESTADO DE CELULAR

Radio Bío Bío tuvo acceso a un peritaje solicitado por la Fiscalía de Alta Complejidad, y realizado por el Laboratorio de Criminalística de la PDI al teléfono que el diputado Ojeda entregó a la Fiscalía, cuando concurrió a declarar en forma voluntaria.

La conclusión del informe señala que “de las inspecciones efectuadas a la especie por los profesionales peritos de la Sección Electro-Ingeniería (…), se determinó que el teléfono celular presentaba daños en su estructura, observándose que su pantalla táctil se encontraba quebrada y desprendida de su cuerpo principal”.

El documento agrega que “además se establece que la tarjeta electrónica principal del teléfono celular presentaba algunos daños estructurales, no pudiendo determinar si sus módulos que la componen se encontraban en buen estado de funcionamiento debido al daño general que presentaba el equipo”.

De acuerdo a La Tercera, el parlamentario entregó el teléfono de forma voluntaria el 16 de octubre de 2023. Producto del estado en que venía, el abogado del diputado Ojeda aseguró que su hijo lo destruyó 4 días antes de que fuera entregado.

“Es del caso comentar, respecto del equipo móvil, que el mismo sufrió daños el pasado día 12 de octubre, fecha en la cual el hijo de tres años de edad lo tomó y lo destruyó en medio de una jugarreta”, detalló su defensa, Carlos Tenorio, en la investigación, según recoge el medio.

En el caso Manicure permanecen en prisión preventiva los hermanos Rinett y Juvenal Ortiz, formalizados por fraude al fisco y lavado de activos. A ellos se suman la exfuncionaria del Gobierno Regional, Susan Alarcón, formalizada por el delito de fraude al fisco y cohecho.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí