«Esperamos que durante las diferentes jornadas de juicio, la Fiscalía pueda derribar la presunción de inocencia, demostrando la participación del acusado en este caso», dijo el persecutor regional de La Araucanía, Roberto Garrido, al término del primer día del juicio oral por el crimen del suboficial de Carabineros Eugenio Naín, hecho registrado en octubre del 2020 en Padre Las Casas, a un costado de la Ruta 5 Sur.

El comunero mapuche Luis Tranamil está imputado como autor de los delitos de homicidio consumado del suboficial Naín, homicidio frustrado de carabinero en servicio, un segundo homicidio frustrado por un chofer de un camión que fue afectado por el corte de la ruta, y porte ilegal de arma de fuego

«Durante la investigación, la Fiscalía logró reunir más de 62 testigos que dan cuenta de la dinámica de los hechos y que permiten acreditar la participación del acusado. Además de la prueba pericial, hay una veintena de peritos ofrecidos y más de 300 documentos que nos permiten sostener la imputación», dijo Garrido tras el cierre de la primera audiencia de alegatos de aperturas, en un juicio que se extenderá hasta el 05 de diciembre en el Tribunal Oral en lo Penal de Temuco.

La hipótesis de Fiscalía plantea que el acusado formaba parte de un grupo que cortó la ruta del sector y emboscó a una patrulla policial que llegó hasta la localidad de Metrenco, en la cual iba el cabo Naín, momento en el que recibió un disparo fatal.

Actualmente, Tranamil se encuentra con la medida cautelar de prisión preventiva.  

Los querellantes, entre los que se encuentra el Gobierno y la Fiscalía, piden penas de presidio que superan los 45 años. 

La viuda del suboficial Naín, Dayanne Pereira, expresó que espera que «todo salga bien, la fe es lo último que se pierde y que por fin se haga justicia por mi marido y que le den la pena máxima». Además, dijo confiar «plenamente en lo que están haciendo para que tenga justicia mi marido, en el fiscal, a mi abogado, todos los que están en este caso, yo confío».

DEFENSA

El machi Fidel Tranamil, hermano del imputado, cuestionó que en este caso «hay sólo pruebas indiciarias», reiterando que el comunero «todavía no sabe, después de dos años y tanto de prisión preventiva, qué fue lo que hizo: en la preparación de juicio oral la Fiscalía ni los querellantes del Gobierno ni de la familia fueron capaces de decir lo que hizo él».

«Nosotros también lamentamos todo lo que está pasando, lamentamos la muerte, es una vida de una persona, pero nosotros estamos claros y yo creo que cada persona con criterio tiene claro que aquí no pueden, por presiones políticas, Carabineros y la Fiscalía y querellantes condenar a una persona que es inocente», recalcó.

En la misma línea, la abogada defensora Karina Riquelme aseguró que su representado «es inocente de los hechos que se le imputan y eso queda claro desde un principio, y hemos observado que ni siquiera el Ministerio Público ni los querellantes están de acuerdo respecto de cuáles serían los hechos circunstanciados que le atribuyen a mi representado; no está claro si él presenció, si el portaba armas, si él disparó». 

«Creemos que incluso el Ministerio Público no tiene el convencimiento respecto de quién efectivamente efectuó estos hechos de manera directa. Existe una contradicción entre los querellantes respecto de que habría, por un lado, presenciado el hecho, y por otro, habrían dicho que fue directamente (quien disparó). Y eso sucede porque no están claras las pruebas», agregó.

FUENTE: Cooperativa.cl

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí