Un examen toxicológico realizado por el Servicio Médico Legal (SML) de Temuco reveló restos de cocaína en la sangre del chofer que el 05 de febrero del 2022 mató a una madre y a su hija en la salida norte de la capital regional.

En el oficio del SML, que ya se encuentra en poder de la Fiscalía, se detalla que se analizó la muestra de sangre tomada al conductor Rubén Reyes Sandoval, quien guiaba una camioneta de la empresa Aguas Araucanía por Avenida Rudecindo Ortega el día de los hechos.

El imputado atropelló a la modista Angélica Burgos Molina (de 62 años) y a su hija Karla Pineda Burgos, asistente de párvulos (de 28 años), quienes esperaban locomoción colectiva en un paradero del sector, provocándole la muerte a ambas debido a las graves lesiones que sufrieron tras ser embestidas a alta velocidad por el vehículo que conducía Rubén Reyes.

En el lugar también fue atropellado Neison Gerar Matus Larenas (de 18 años), quien resultó con lesiones de carácter graves y debió ser internado en el Hospital Hernán Henríquez Aravena de Temuco.

EL EXAMEN

En el oficio, al que Golpedigital.cl tuvo acceso exclusivo, revela como conclusión que “en la muestra de sangre se detectó la presencia de Benzoilecgonina (un metabolito inactivo de cocaína)”.

En febrero del 2022 Rubén Reyes Sandoval enfrentó al Juzgado de Garantía en la audiencia de control de detención, donde la fiscal Daniela Ellenberg lo formalizó por dos cuasidelitos de homicidio y lesiones graves.

En esa oportunidad el magistrado Juan Poblete tomó la decisión de dejar al conductor con la medida cautelar de arresto domiciliario total, situación que es cuestionada por la familia de las víctimas, quienes aseguran que la cautelar no se estaría cumpliendo.

Hambar Pineda Burgos, quien perdió a su madre y a su hermana tras el accidente, es hoy la que lidera esta búsqueda de justicia y espera que el Ministerio Público reformalice al conductor de la camioneta por manejar bajo los efectos de una droga.

Hay que precisar que La ley de tránsito n° 18.290 prohíbe y sanciona como delito la conducción de vehículos o medios de transporte bajo la influencia de sustancias estupefacientes o psicotrópicas, de la misma forma que en el caso del alcohol.

Las penas según gravedad van desde presidio menor en su grado mínimo, además de una multa entre 2 a 10 UTM, hasta presidio mayor en grado mínimo y una multa de 8 a 20 UTM en el caso de causar lesiones graves gravísimas o causa de muerte.

Al respecto, Luis Candia, abogado de la familia de las víctimas, dijo que los antecedentes sobre esta materia los entregará en la audiencia de cierre de investigación que está fijada para el 18 de enero en el Juzgado de Garantía de Temuco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí