“Taxi Driver” (1976) marca a fuego las colaboraciones entre Martin Scorsese y Robert De Niro, con cintas imprescindibles como “Toro Salvaje” (1980), “Buenos muchachos” (1990) y “El Rey de la comedia” (1995), por mencionar algunas obras maestras del director italoamericano. 

En una escena clave del filme, Travis Bickle, Robert De Niro, hace un pesimista análisis de la realidad que lo sumerge en un constante vacío “algún día, una lluvia de verdad se llevará toda esta escoria de las calles”, vaticina el conductor.  

Agregar que esta frase también resume con justicia la metodología de hacer cine en la década de los setenta, con una visión oscura y agresiva de la sociedad, donde la violencia es una pandemia que al parecer no tiene vacuna.

NUEVA YORK

La ciudad de Nueva York es un personaje más del relato, observamos las lúgubres y sucias calles de la gran manzana donde transitan paranoicos, pordioseros, drogadictos, travestis, prostitutas, todos personajes advertidos por el taxista.

El veterano de la guerra de Vietnam ha tenido que lidiar con la soledad en casi toda su existencia. Es un inadaptado, una granada a punto de explotar a causa de la soledad y la corrupción imperante.

En su fuero interno está seguro que debe hacer algo para dar sentido a su vida, como por ejemplo, salvar a Iris, la quinceañera Jodie Foster, quien se encuentra atrapada en un sórdido ambiente de explotadores sexuales liderados por el personaje de Harvey Keitel.

MUNDO VACÍO

Una escena que refleja el crónico estado por el que atraviesa Travis es cuando telefonea a Betsy, Cybill Shepherd, ella aún se encuentra enfadada, porque el conductor la invitó a un cine porno en su primera cita.

Aquí la cámara se detiene en un largo y vacío pasillo, la imagen desnuda la frustración y la rabia contenida del taxista, un notable acierto visual.

Es el principio del fin, Travis tendrá que traspasar el límite de la cordura para poder trascender y darle un sentido a su vida.

En este desolador panorama la banda sonora de Bernard Herrmann, último trabajo de su carrera, es un bálsamo a los oídos con acordes ascendentes y aquel permanente sonido del saxofón que acompaña este viaje de locura de este taxista que un día decidió pasar a la acción.

Esta joya de la filmografía de Martin Scorsese aún se puede disfrutar en la plataforma Netflix.

Por Andrés Forcelledo Parada.-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí