El Juzgado de Garantía de Temuco dejó sujetos a la medida cautelar de prisión preventiva a los ciudadanos venezolanos Ryder Alexander Herrera Gómez (29 años) y Fernando José Gómez Gandica (25), imputados por el Ministerio Público como autores de los delitos consumados de dos homicidios y robo calificado con retención de las víctimas, perpetrados a fines de octubre recién pasado, en el sector de Pedro de Valdivia de la comuna.

En la audiencia de formalización, el magistrado Alfredo Cox Castro ordenó el ingreso de Herrera Gómez y Gómez Gandica al centro penitenciario que Gendarmería estime conveniente, por considerar que la libertad de los imputados constituye un peligro para la seguridad de la sociedad. Además, fijó en seis meses el plazo de investigación.

Según el ente persecutor, representado en la audiencia por el fiscal Luis Arroyo, alrededor de las 17 horas del 25 de octubre de 2022, un grupo de aproximadamente ocho sujetos, entre ellos los imputados Gómez Gandica, Ryder Herrera Gómez, Anderson Gómez Sarmiento (con orden de detención pendiente) y Juan Manuel Berreiro Palacios (en prisión preventiva) se reunieron en el exterior de un domicilio ubicado de calle Las Heras de la comuna de Temuco, para planificar cómo apropiarse del dinero que, según la información que manejaban, mantenían en su domicilio las víctimas Guillermo Antonio Mosquera Chirinos y William Geraldo Ordóñez Davidez.

En dicho contexto, Herrera Gómez compró en un local comercial un paquete de amarras de plástico para, alrededor de las 18:40 horas, abordar los concertados, con la excepción de Barreiro Palacios, dos vehículos marca Chevrolet, modelos Corsa y Spark, en los que se dirigieron al domicilio de las víctimas, portando armas de fuego cortas y uno de ellos, además, un hacha. Elementos con los cuales ingresaron al inmueble de las víctimas, ubicado el sector de Pedro de Valdivia de la ciudad de Temuco, sorprendiendo a Mosquera Chirinos y Ordóñez Davidez, junto a A.G.M.M. y T.R.M.C. y cuatro menores de seis, cuatro, dos años de edad y un recién nacido de 12 días de vida.

Una vez en el interior del inmueble, uno de los atacantes obligó a punta de pistola a T.R.M.C. a meterse junto a los niños a un dormitorio, manteniéndose otro sujeto custodiando el acceso a dicha habitación, mientras el resto del grupo procedía a intimidar a Mosquera Chirinos, Ordóñez Davidez y A.G.M.M., a quienes ataron de manos con las cintas plásticas, les quitaron los teléfonos celulares y retuvieron en contra de voluntad.

Con las víctimas reducidas, uno de los malhechores tomó contacto, por medio de una videollamada, con Barreiro Palacios, y le exhibió a quienes tenían retenidos. El imputado instruyó al grupo y, directamente le exigió a las víctimas bajo amenazas de muerte, que entregan los 7 mil dólares que, supuestamente, Ordóñez mantenía en el domicilio. Sin embargo, Ordóñez Davidez les dijo en reiteradas ocasiones que solo mantenía US$2.000. Cifra que se podían llevar, pero que nos los mataran.

Tras indicarles el lugar donde estaba el dinero, los sujetos se apoderaron de los dos mil dólares, pero continuaron por aproximadamente una hora más exigiéndole a Ordóñez Devidez los otros cinco mil que creían que tenía. Al no obtener resultados, el imputado Barreiro Palacios dio la orden de matarlos, procediendo en uno de los sujetos a disparar en dos ocasiones en contra de Mosquera Chirinos, provocándole la muerte por un traumatismo torácico y un traumatismo cráneo cervical. Enseguida, le disparó a Ordóñez Davidez en la sien derecha, ocasionándole la muerte por un traumatismo encéfalo craneano abierto.

En el momento que se disponían a dispararle a A.G.M.M., este logró ponerse de pie, empujar al sujeto, correr y lanzarse por una ventana, lo que le permitió huir del lugar y salvar su vida. Tras el escape de A.G.M.M., los sujetos abandonaron el inmueble con el dinero y los teléfonos celulares de las víctimas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí