Senador Huenchumilla explica proceso que obliga a los bancos el alzamiento de las hipotecas y prendas cuando se pagan las deudas

Este proceso está normado con una ley que data desde el año 2016.

0
8

El senador Francisco Huenchumilla informó los detalles del proceso para borrar de los registros
públicos los inmuebles que estaban con crédito hipotecario o prenda, cuando el deudor paga y
salda dicha deuda por completo; en términos legales, el parlamentario detalló el proceso para el
“alzamiento” (eliminación del registro) de hipotecas o prendan que “caucionen” (garanticen) un
crédito hipotecario, una vez éstos queden extintos.


El parlamentario solicitó dicha información mediante oficio a la Comisión para el Mercado
Financiero, durante una sesión de la comisión de Economía del Senado, y pidió recibir sobre todo
“el detalle de la documentación necesaria para pedir estos alzamientos (…) la idea es poder
facilitar esta información a la ciudadanía, de manera de orientar un trámite que puede parecer
engorroso, y que muchas veces las familias necesitan cumplir con urgencia para poder realizar, por
ejemplo, la venta de algún bien inmueble de su propiedad”, dijo.

El detalle
El parlamentario indicó, según la información remitida por la presidenta de la CMF Solange
Berstein, que en 2016 entró en vigencia la ley 20.855, que regula el alzamiento de hipotecas y
prendas que caucionen (garanticen) créditos. “La entrada en vigencia de esta ley obligó, por
primera vez a las instituciones bancarias, que las hipotecas y prendas que den cuenta de los
créditos otorgados sean alzadas, es decir, eliminadas del registro público, cuando la deuda se
extingue”, explicó el senador.


“Esto se puede hacer en dos mecanismos distintos: si se trata de créditos garantizados con
hipoteca específica, que es cuando queda hipotecado el inmueble para financiar un solo crédito, al
terminarse la deuda, la institución financiera deberá proveer, a su cargo y costo, la escritura
pública del alzamiento de la hipoteca y demás gravámenes y prohibiciones existentes hasta ese
punto; y deberá ingresarla para su inscripción en el Conservador que corresponda, en un plazo de
45 días”, detalló.


El senador agregó que la entidad financiera “también deberá informar por escrito al deudor, por
cualquier medio físico o tecnológico, de la gestión realizada, enviando la información al último
domicilio registrado. Todo el procedimiento y su documentación, incluidos los comprobantes de
pago de las últimas 3 cuotas pactadas, corresponde que la institución financiera lo realice; el
deudor no tiene que preocuparse por ello”, apuntó.

Diferencias por tipo de hipoteca

Respecto de los créditos garantizados mediante hipoteca general (hipoteca comprometida para
garantizar una generalidad de deudas, directas e indirectas, que el deudor haya contraído o
contraerá a futuro), Huenchumilla explicó que “el mecanismo es similar: una vez pagadas todas las
cuotas, ya sea desde una posición de deudor, aval, fiador o codeudor solidario, la institución
financiera deberá informar por escrito al deudor, en máximo 20 días, al domicilio”.


Sin embargo, explicó el senador, “aquí la diferencia es que el deudor podrá pedir la escritura
pública de alzamiento de la hipoteca, a cargo y costo de la institución financiera, y su ingreso para
la inscripción en el Conservador, lo cual deberá ocurrir dentro de 40 días. Entonces, en este
segundo caso, no es obligatorio que la institución financiera lo haga, como en el primer caso. Acá
es a solicitud expresa del deudor que concluyó con su deuda, quien además puede hacerlo por
cualquier medio físico o tecnológico idóneo. Tampoco se menciona documentación especial para
pedirlo”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí