El Juzgado de Garantía de Temuco decretó la medida cautelar de prisión preventiva para el médico cirujano N.O.M quien durante este jornada fue formalizado por el fiscal Miguel Rojas como presunto autor de homicidio frustrado y lesiones graves, tras ser denunciado por tres pacientes.

El tribunal determinó prohibir difundir el nombre del facultativo, agregando que solo se podían entregar iniciales para identificar al imputado.

Respecto al primer el hecho, el persecutor penal precisó «que el imputado, N.O.M., en su calidad de médico cirujano general, el día 07 de diciembre de 2016, en horas de la mañana, en el inmueble ubicado en calle Antonio Varas N° 687, oficina 511, de la comuna de Temuco, lugar donde funcionaba la Clínica Sinergia, sin contar con la especialidad médica respectiva y conociendo y aceptado las consecuencias que sus acciones podrían generar, practicó a la víctima S.B. sendas cirugías plásticas mayores combinadas, que incluyeron una lipoaspiración Vaser más una abdominoplastía».

El fiscal agregó que «dichas acciones se extendieron por más de 9 horas, y fueron ejecutadas –no obstante tratarse de intervenciones de alta complejidad- en un recinto de pabellón de cirugía menor con prohibición sanitaria de funcionamiento, bajo anestesia local y sedación administradas por el mismo imputado, sin la presencia de un anestesiólogo y sin contar con las condiciones médicas exigidas».

El persecutor penal relató que «posteriormente, el imputado da de alta a la víctima, derivándola a su domicilio, lugar donde comienza a mostrar complicaciones post operatorias inmediatas presentando, durante la noche del día 8 de diciembre de 2016, una hemorragia severa. Enterado de esta situación, el imputado, impidiendo que la víctima concurriera a un centro asistencial, instruye al cónyuge de la afectada que la trasladara nuevamente al inmueble ubicado en calle Antonio Varas N° 687, oficina 511, de la comuna de Temuco, lugar donde funcionaba la Clínica Sinergia, poniendo en riesgo la vida y salud de la víctima S.B., ejecutando actos impropios y ajenos a todo correcto proceder médico conocidos y aceptados en la práctica médica habitual, negándole auxilio y asistencia médica adecuada y oportuna, no derivándola a un recinto hospitalario, realizando -sin contar con las adecuadas condiciones médicas, sanitarias, de calidad y de seguridad- una transfusión sanguínea directa desde su cuerpo al cuerpo de la afectada, dejando a la víctima toda la noche y mañana del día 09 diciembre de 2016 sin atenciones médicas adecuadas, oportunas y eficaces, ya que la hemorragia severa de la víctima continuo en su domicilio, lo que motivó a que el cónyuge de la víctima la trasladara –no obstante las peticiones del imputado de que no lo hiciera- hasta la Clínica de la Universidad Mayor de la comuna de Temuco, lugar donde finalmente se le practicaron a la afectada las maniobras y tratamientos necesarios que permitieron salvar su vida».

Miguel Rojas precisó ante el juez de Garantía que «la víctima S.B., a consecuencia de las acciones y omisiones del imputado, desarrolladas de forma reñida con la práctica médica habitual, cursó graves complicaciones intra y post operatorias, las que de no mediar atención médica oportuna y eficaz, habrían causado la muerte de la víctima, causando en la zona abdominal baja de la afectada, producto de la acción de elemento cortante, lesiones de carácter clínicamente grave que sanaron en 60 días con igual periodo de incapacidad».

CASO DOS

El segundo hecho se registró el 23 de abril de 2018, en horas de la mañana, «en el inmueble ubicado en calle Antonio Varas N° 989, Piso 22, de la comuna de Temuco, lugar donde funcionaba la Clínica “OB”, sin contar con la especialidad médica respectiva y conociendo y aceptado las consecuencias que sus acciones podrían generar, practicó a la víctima A.Q., una cirugía plástica mayor, que incluyó una lipoaspiración Vaser».

El fiscal aseveró que «dicha acción fue ejecutada –no obstante tratarse de una intervención de alta complejidad- en un ambiente no quirúrgico, en un recinto de pabellón de cirugía menor con prohibición sanitaria de funcionamiento, bajo anestesia local y sedación administradas por el mismo imputado N.O.M.,, sin la presencia de un anestesiólogo, sin considerar que la víctima era una paciente de alto riesgo de complicaciones por su condición de fumadora severa y sin contar con las condiciones médicas exigidas, poniendo en riesgo la vida y salud de la víctima, quien resulta con lesiones tipo quemaduras por el inadecuado manejo de la técnica de lipoaspiración Vaser».

Durante los días siguientes -dijo el persecutor penal- «en el contexto de un control post operatorio y al percatarse que la víctima resultó con graves quemaduras en su zona abdominal, el imputado le manifestó que la intervención había salido mal señalándole a la afectada que le practicaría una abdominoplastía para corregir las quemaduras ocasionadas en la primera intervención. En dicho contexto, el imputado, en su calidad de médico cirujano general, en el mes de agosto de 2018, en horas de la mañana, en el inmueble ubicado en calle Antonio Varas N° 989, Piso 22, de la comuna de Temuco, lugar donde funcionaba la Clínica “OB”, sin contar con la especialidad médica respectiva y conociendo y aceptado las consecuencias que sus acciones podrían generar, practicó a la víctima A.Q., una cirugía plástica mayor, que incluyó una abdominoplastía».

CASO TRES

Respecto al caso tres, el fiscal precisó «que el imputado, N.O.M.,, en su calidad de médico cirujano general, el día 09 de septiembre de 2019, en horas de la mañana, en el inmueble ubicado en calle Antonio Varas N° 989, Piso 22, de la comuna de Temuco, lugar donde funcionaba la Clínica “OB”, sin contar con la especialidad médica respectiva y conociendo y aceptado las consecuencias que sus acciones podrían generar, practicó a la víctima P.V., sendas cirugías plásticas mayores combinadas, que incluyeron una lipoaspiración Vaser más una abdominoplastía».

El fiscal agregó que «dichas acciones fueron ejecutadas –no obstante tratarse de intervenciones de alta complejidad- en un ambiente no quirúrgico, en un recinto de pabellón de cirugía menor no autorizado para la realización de cirugías mayores como las que practicó, bajo anestesia local y sedación administradas por el mismo imputado, sin la presencia de un anestesiólogo, sin considerar que la víctima se encontraba bajo un grave proceso emocional y sin contar con las condiciones médicas exigidas, poniendo en riesgo la vida y salud de la víctima, quien resulta con serias y graves lesiones atribuibles a un proceso quirúrgico inadecuado, en condiciones indebidas e insuficientes, impidiendo que la víctima posteriormente concurriera a un centro asistencial, no obstante haberse infectado la herida operatoria y haberse generado necrosis en la misma.

«La víctima P.V., a consecuencia de las acciones y omisiones del imputado N.O.M.,, desarrolladas de forma reñida con la práctica médica habitual, cursó graves complicaciones post operatorias causando en la zona abdominal baja de la afectada, lesiones de carácter clínicamente grave que sanaron en 31 a 32 días con igual periodo de incapacidad», aseveró Miguel Rojas.

El Juzgado de Garantía le otorgó al Ministerio Público un plazo de 60 días como plazo para realizar la investigación y determinar si hay elementos suficientes para presentar acusación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí