«Después de varios años de militancia he decidido presentar mi renuncia al Partido por la Democracia (PPD), responsable directo de la imposibilidad de poder participar en mi primera reelección como candidato a Diputado por el distrito 23, y de este asesinato político del cual he sido víctima, al impedirme competir en estas elecciones democráticas de este 21 de noviembre», expresó el Diputado Ricardo Celis al inicio de la declaración pública que afirmaba su renuncia al PPD.

El parlamentario señaló que su partido y mesa directiva demostró una carente y cuestionable profesionalidad: «El PPD mostró una absoluta falta de compromiso, conmigo y con los electores que me eligieron cómo su representante, al no inscribir correctamente mi candidatura y no realizar los esfuerzos suficientes para subsanar lo ocurrido, sin buscar soluciones reales a un problema generado por ellos, al ser los encargados de cargar mi candidatura al sistema del SERVEL, a pesar de que entregue personalmente todos los documentos debidamente notariados durante los primeros días de agosto. Lamentablemente hasta el momento esta situación sigue sin clarificarse, no se sabe con certeza que fue lo qué pasó, y nadie ha asumido las responsabilidades correspondientes por esta situación».

En esta escenario, afirmó que «la tarde del 7 de octubre, le solicité explícitamente a la presidenta del partido y a los Senadores Girardi y Quintana que se retirara el mal llamado proyecto “Ley Celis”, que fue hecho para lavar la imagen del PPD y sus manos ya manchadas por la sospechosa incompetencia y evitable situación ocurrida».

«En la misma línea de lo anterior, le he señalado al Presidente de la Cámara de Diputadas y Diputados que espero que no se continúe con la tramitación de este proyecto tras su aprobación en el Senado, aclarándole que no estoy dispuesto a ser candidato bajo estas condiciones, y que si bien, creo que los principios de elegibilidad y los derechos civiles y políticos deben ser protegidos, me genera mucho ruido este proyecto aprobado en el Senado, que parece ser más una maniobra política, que una forma de subsanar un error que impacta directamente sobre los principios democráticos», indicó.

Por otra parte, aclaró que es un proyecto que no fue impulsado por él: «en primer lugar, considero que el proyecto no me representa, y en segundo lugar, pone sobre mí, en lugar de al PPD, las responsabilidades de este hecho, que más que aparentar ser un error, parece una zancadilla hecha directamente desde mi sector.

«Es por toda esta situación, que no estoy dispuesto a continuar en un partido en el cual desconfío, el que carece de compromiso con sus miembros, y que con actitudes oscuras y mezquinas antepone los intereses particulares por sobre el bien común, y que prescinde del hecho de que, en momentos como hoy, debemos más que nunca enfocarnos en trabajar por este Chile más digno y no en los intereses de unos pocos», puntualizó el parlamentario.