“En este momento tan triste para las familias, quisiera agradecer a todos los que nos han apoyado, ahora sólo nos queda reponernos, y seguir adelante como familia, pidiendo a Dios que los malditos que hicieron esto paguen, tanto por la  justicia terrenal como la  celestial», señaló Maritza Sanhueza, sobrina de Hernán Allende Ponce, quien murió producto de las graves quemaduras causadas por el ataque incendiario en su vivienda, en Carahue.

Hasta el sector de las Araucarias se reunieron decenas de personas para darle la despedida a Hernán Allende Ponce, quienes desde tempranas horas asistieron al Velatorio Muñoz, ubicado en la Avenida República en Nueva  Imperial, para luego dirigirse hasta Avenida Los Alerces, lugar donde fue sepultado.

La sobrina de la víctima, Maritza Sanhueza, en representación de toda su familia agradeció el apoyo, y todas las muestra de cariño que recibieron desde el momento de los graves incidentes.

Igualmente, expresó que buscarán justicia por la muerte de su tío: «Esto ya paso todos los límites y no queremos que  sigan ocurriendo hechos similares. Acá ya parece un lugar sin Dios ni ley, cómo es posible que estas personas anden haciendo lo que a ellos quieran. Le pedimos a todos los estamentos policiales que busquen a estos individuos, para que paguen por esta tremenda maldad. Mi tío era un pequeño agricultor, era una muy buena persona, muy cariñosa, siempre haciendo bromas, con el humor a flor de la vía, muy caritativo y humanitario”.