Ana Parra Jaramillo, asistente de la educación asegura que el origen y causa del incendio que destruyó la escuela básica rural Las Cerezas, ubicada en la comuna de Perquenco, La Araucanía, fue intencional.

La docente llevaba cuatro años trabajando en la escuela que se quemó completamente producto de las llamas, dejando únicamente una campana de hierro.

El día del siniestro, Ana Parra grabó cómo su escuela se quemaba con la impotencia de no poder hacer nada. Ahora indica que todos los trabajadores del establecimiento tienen la convicción que fue un atentado.

Respecto al siniestro, ¿por qué asegura que no fue un corto circuito?

– Porque la instalación era nueva, es muy difícil que fuera por eso. Además el año pasado se realizó esta instalación. El día del accidente nada quedó encendido, ya que las estufas sólo se encendían en la mañana. Cuando yo me fui a eso de las 17:00 horas todo estaba apagado.

 ¿Qué creen que ocurrió?

-Fue un atentado porque se escuchó un bombazo. Mi mama vive en frente de la escuela, y despertó del ruido porque fue muy fuerte. Ella vio que el hall estaba en llamas y ahí le habló al marido para que me avisara que la escuela se estaba quemando. Cuando yo llegué estaba casi quemada la sala de profesores.

¿Qué otro indicio le hace presumir que fue un atentado, habían recibido amenazas?

– El año pasado habían rumores que la iban a quemar, la escuela, la sede y la iglesia. Yo leí en Facebook que era porque la comunidad no quiso participar de actos de terrorismo.

¿Quiénes fueron los autores según los datos que maneja?

– Eso no se sabe. Solo estaban los rumores que querían quemar la sede, iglesia y la escuela.

¿Dejaron algún panfleto en el lugar?

– No, pero en la entrada izquierda de la escuela los bomberos encontraron líquido acelerante. Yo creo que por la parte de atrás de la escuela tiraron por el techo la bomba porque explotó muy fuerte, por eso hizo tanto ruido, y cayo por la puerta de la entrada.

¿Vive una una comunidad mapuche cerca de la escuela?

– La comunidad Jacinta Millalen.

¿El director de la escuela no ha tenido problema con las comunidades?

-No, ni la escuela ni profesores, nunca ha habido problemas.

¿Se quemó todo en la escuela?

-El incendio consumió todo la escuela, solo quedo la campana que era de hierro. El colegio contaba en total habían tres salas, sala de profesores, comedor, cocina y baños. Tampoco podemos decir que fue un robo y luego tiraron la bomba. Porque todas las cosas de valor quedaron ahí.

– ¿Cuántos alumnos habían?

– De primero a sexto básico, había 29 alumnos matriculados. Todos de Perquenco. Algunos eran de las comunidades y algunos vivían en el pueblo.

¿Ha habido disparos o situación de amedrentamiento en la noche?

– Antes de que cortaron los caminos hubieron disparos, justo ese día se sintieron los disparos y tuvieron que irse los alumnos y profesores porque igual les dio miedo. 

¿Qué va a pasar con los estudiantes?

– Hoy lunes van a empezar a hacer clases en el minibús del colegio, van a sacar los asientos y harán clases a tres alumnos por hora de lunes a jueves.  Igual hay ofrecimiento de otras cosas pero  mientras se organizan, harán clases presenciales en el minibus para que los niños igual no tengan tanta pena por lo que pasó.