El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Temuco condenó a Sebastián Andrés Hernández Castillo y Cristofer Ignacio Muñoz Hernández, a la pena efectiva de 7 años de presidio efectivo, como autores del delito consumado de tráfico de drogas. Ilícito perpetrado en noviembre de 2020, en la comuna de Perquenco.

En fallo unánime (causa rol 56-2021), el tribunal –integrado por los magistrados Cecilia Subiabre Tapia (presidenta), Patricia Abollado Vivanco y Jorge González Salazar (redactor)- aplicó, además a los sentenciados las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena, en su calidad de autores del delito de tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias sicotrópicas, consumado.

Asimismo, se condenó a Hernández Castillo y a Muñoz Hernández, al pago de una multa individual de 40 UTM mensuales en beneficio del Fondo Especial del Ministerio de Interior para fines de prevención, tratamiento y rehabilitación de personas afectadas por la drogadicción, facultándose a los mismos para que el pago se efectué, en doce cuotas iguales y sucesivas.

El tribunal ordenó además, la determinación de la huella genética de los sentenciados de conformidad a lo dispuesto en la Ley 19.970.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que en la madrugada del 6 de noviembre de 2020, en la Ruta 5 Sur, sector peaje Púa, comuna de Perquenco, la Brigada Antinarcóticos de la PDI verificó que el acusado Andrés Hernández Castillo, que se movilizaba como pasajero del asiento número 4 de un bus de locomoción colectiva, transportaba en su equipaje 5 kilos y 868 gramos de una sustancia que, sometida a prueba de campo, arrojó positivo para la presencia de clorhidrato de cocaína, además de otros contenedores con 2 kilos y 564 gramos de una sustancia que, también sometida a prueba de campo, arrojó positivo para la presencia de cocaína base, sin contar con autorizaciones legales pertinentes ni poder justificar su transporte y tenencia, ni que aquellas sustancias estuvieran destinadas al consumo personal.

A su vez, se dio por acreditado que Cristofer Muñoz Hernández, que también se movilizaba como pasajero del asiento 9 del mismo bus, transportaba en su equipaje  6 kilos y 721 gramos de una sustancia que sometida a prueba de campo, arrojó positivo para la presencia de clorhidrato de cocaína junto con la suma de $263.000 pesos en dinero efectivo, sin contar con autorización legal pertinente ni poder justificar su transporte y tenencia, ni que aquellas sustancias estuvieran destinadas al consumo personal.