Víctor Alejandro Lagos Oñate tenía 23 años de edad cuando fue baleado por la espalda en la locadidad de San Ramón en la comuna de Padre Las Casas, provoncándole la muerte y dejando a una familia destrozada por la pérdida de un ser querido.

Los hechos ocurrieron el jueves pasado en horas de la noche, cuando en circunstancias que no han sido aclaradas por las autoridades, el joven perdió la vida producto de un altercado con otro sujeto que también vivía en la localidad.

Mediante una conversación con la madre del joven asesinado, Mireya Oñate Cofré, nos relató los acontecimientos y enfatiza que únicamente pide justicia a las autoridades por la muerte de su hijo.

-¿Cómo ocurrió el crimen de su hijo?

-Según lo que la gente cuente, él salió de la casa a comprar una cerveza a una botillería cercana y había unos tipos en el lugar, y lo quedaron mirando feo y mi hijo pregunto por qué lo miraba y esta persona se alteró y empezo a decir cosas. El error que cometió mi hijo fue que lo siguió insultándolo y llegó a su casa.

El tipo salió con una silla, piedras, y dicen las vecinas el joven arrancó. Despues este sujeto llegó con un jeep y  le disparó por la espalda y lo mató altiro.

-¿En qué trabajaba su hijo?

-Mi hijo trabajaba en una estructura metálica frente de mi casa, trabajaba haciendo molino para avellana, para el tostador de maíz.

¿Su hijo tenía familia?

-Mi hijo convivía con su polola, ya llevaban 5 años juntos y tenian una niña pero era solo de su pareja, pero ella lo adoraba. La niñita todavía no sabe, ella piensa que se pinchó con la inyección del coronavirus y que está en el hospital. Ella no sabe que está muerto”.

-¿Qué pasó con el sujeto, está profugo de la justicia?

-Se arrancó. Por todos los datos que hemos tenido hay gente que dice que está en Santiago escondido con sus familiares, que son narcotraficantes. No hemos sabido nada de la policía, ni de investigaciones.

-¿Su hijo tenía algún problema con el vecino?

-No lo conocíamos, llegó hace seis meses aquí, no teniamos ni idea quien era.

-¿Ustedes llegaron de otra región?

-No, de Santa Rosa, Temuco. Nos dieron casa acá en San Ramón y hace ocho años que vivimos acá.

-¿Usted como madre qué le pide a la justicia?

-Yo no le deseo la muerte al joven, porque soy madre, pero mínimo que pague por lo que hizo. Nos destrozó la vida, hoy lloramos todo el día. Mi hijo no era mal cabro, no andaba robando, él trabajaba. Le gustaba salir a cazar y pescar, eso era todo lo que hacía. Ni siquiera era malo con la gente.

El día que falleció se llenó de gente, hicieron una velatón, gente que nunca conocí en mi vida, señoras de edad me decían que le habían puesto San Lazaro porque siempre lo veían pasar con sus perros, que era muy respetuoso, humilde y trabajador. Yo pido que se haga justicia por mi hijo, porque mi hijo no era malo, no era un delincuente.

-¿Falta seguridad en San Ramón?

-Mucha seguridad, cuando nos vinieron a avisar, aquí estuvimos como dos o tres horas sin que llegara ambulancia, nada. Carabineros no llegó nunca. Mi esposo tuvo que ir en camioneta a buscar un paramedico al consultorio. Tuvimos que llevar a mi hijo arriba de la camioneta de mi esposo para ver si estaba todavía con vida. Despues de unas horas más recién vimos que llegó Carabineros.

Estamos botados, no tenemos carabineros,  ni un  tenemos un consultorio digno. Es como vivir en un pueblo sin ley.

-¿Qué le ha dicho el alcalde?

-Me dijo que iba a traer más carabineros, que vería el tema de la posta. Pero más que eso, me interesa que hagan justicia por mi hijo. Por lo que yo supe, ese joven mató a otra persona en Santiago.

El domingo lo enterramos a mi hijo, cuando salía del cementerio empecé a recibir amenazas de una mujer por el celular, de que yo había ido a su casa a robarle todo, que había dejado a su hijo en la calle. Y yo recién venía del funeral de mi hijo, qué necesidad tengo de robarle a ellos.

-¿Ha aumentado la delincuencia en San Ramón?

-Mucho, hace dos años llegó mucha gente, la gente arrienda las casas sin preguntar, tienen las casas botadas porque queda muy lejos y el transporte es muy malo.

-¿Cuál es el llamado para la gente?

-Que me ayuden a encontrar al asesino de mi hijo.  No quiero que maten a otro Víctor, a otro niño. Yo voy a descansar cuando él este preso. No le deseo la muerte, solo Dios sabe. Si ya lo hizo una vez, qué más vamos a esperar. Ni siquiera se puso la mano en el corazón, sabiendo que él tenía dos hijos.

Yo tengo tres hijos más, nosotros estamos con miedo de que ellos vengan a hacernos algo aquí. Por qué nosotros tenemos que irnos de nuestra casa que nos costó tanto construirla para tener nuestros sueños.

-¿Usted está con protección policial?

-Nada, yo llamé a carabineros, pero dicen que no hay patrullas. Los carabineros le tienen miedo, se quedan parados sin hacer nada. Vienen un rato y se van. Los delincuentes salen en la noche y no hay nada de protección.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!