Una carroza fúnebre transparente y tirada por caballos –a la antigua usanza– trasladó por diversas arterias de Temuco, los restos del cabo segundo de Carabineros, Eugenio Nain, de 24 años, asesinado el viernes de un balazo a quemarropa en el sector Metrenco de la comuna de Padre Las Casas.

El cortejo funebre salió a eso del mediodía desde la Escuela de Formación del sector Las Quilas de Temuco, para tomar Avenida Caupolicán y luego trasladarse hasta la Segunda Comisaría, donde el joven martir recibió los honores de sus compañeros de labores

Cientos de personas que llegaron hasta el cementerio Monte Verde de Temuco portando flores, banderas y globos, le brindaron una multitudinaria despedida, el último adiós bajo un intenso sol de primavera.

REACCIONES

Una de las personas que llegó al camposanto es Mónica Cifuentes, quien manifestó que «estoy aquí acompañando a Eugenio en su partida, la verdad es que no tengo familiares Carabineros, pero no quiero más desamparo con Carabineros, no quiero más maltrato, porque nos hieren a nosotros también porque ellos son chilenos, son parte nuestra, nos protegen, nos cuidan. Yo pido de corazón que se haga justicia por él, que el Gobierno realmente se manifieste para que las personas que vienen de fuera, los afuerinos que son terroristas, los puedan sacar de la región porque nuestros compatriotas mapuches no son».

Pero también hay molestia al interior de las filas de la institución por este alevoso crimen. El suboficial en retiro de Carabineros, Humberto Aguilera, sostuvo que «respecto al hecho que se me consulta, de emboscada no tiene nada, de homicidio tiene el cien por ciento, cien por ciento que el ministro Víctor Pérez, no le quiere dar el nombre de homicidio. El señor Rozas, general director de Carabineros, no quiere dar a conocer qué medida ha dado para solucionar el problema de los 60 mil carabineros que se sienten inseguros a lo largo de Chile, no tienen un apoyo, menos de su bando, por favor señor Rozas, renuncie».

Allí, también estaba Violeta Reyes, quien afirmó que «estoy acá, con mucha rabia y mucha pena, de ver lo que está sucediendo en mi país y cómo están tratando a nuestros carabineros, ellos han sido muy maltratados. Ya basta de injusticia, de tanta inmundicia que se le ha tirado a Carabineros. Yo no veo aquí a ningún representante de los Derechos Humanos, ¿Carabineros no tiene Derechos Humanos? Eso no puede ser. Quiero hacer un llamado a la comunidad de Temuco a levantarse en una sola voz para defender a los Carabineros».

En el camposanto hubo sollozos y lágrimas, gritos de dolor e impotencia por la partida de un padre de familia de 24 años, que deja a dos pequeños hijos y que fue asesinado a sangre fría.

El general director de Carabineros, Mario Rozas, junto a la esposa del carabinero asesinado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí