Las ventas del comercio minorista en La Araucanía atenuaron caída durante julio

La salida de la cuarentena y el retiro del 10% de las AFP ha ayudado a reactivar la actividad económica.

0
10

Las ventas presenciales del comercio minorista de las regiones de Valparaíso, Biobío y La Araucanía, según el índice que elabora mensualmente el Departamento de Estudios de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile (CNC), vuelven a marcar caídas en el séptimo mes del año, marcado por las cuarentenas en varias comunas y la imposibilidad de abrir los comercios.

En la Región de La Araucanía, la actividad comercial minorista evidenció una baja de 8,2% real anual en julio, cerrando los siete primeros meses del año con una caída de 17,7%. En términos de locales equivalentes la baja fue de 9,2% real anual en el séptimo mes del año, acumulando entre enero y julio una caída de 19,7% real.  

Para el presidente de la Cámara de Comercio, Servicios, y Turismo de Temuco, Gustavo Valenzuela, estas cifras reflejan que la salida de la cuarentena y el retiro del 10% de las AFP han ayudado a reactivar la actividad económica. “En las próximas estadísticas de agosto y septiembre van a demostrar con mayor claridad el impacto positivo del retiro del 10% en el comercio, lo que sin duda significa un repunte para nuestro sector”, aseveró.

Perspectivas Generales

Las tres regiones en estudio experimentaron nuevamente bajas en las ventas minoristas presenciales durante el séptimo mes del año. “Sin embargo, la magnitud de la caída difiere según región, mientras Valparaíso marca bajas en línea con junio, tanto Biobío como La Araucanía dan cuenta de una caída significativamente menor al mes anterior y de una tendencia positiva en los tres últimos meses”, explicó Bernardita Silva, gerente de Estudios de la CNC.

Con respecto a las categorías estudiadas, siguen siendo Vestuario y Calzado las más afectadas mientras que en el otro extremo la Línea Tradicional de Supermercado, que se asocia a bienes de primera necesidad y son locales que pueden abrir durante las cuarentenas, marcan bajas significativamente menores al resto de los rubros. Destaca también resultados positivos en Eléctricos y Hogar en Biobío y Araucanía, tras meses de fuertes caídas.

Si bien las ventas físicas han sido las más dañadas ante la imposibilidad de poder abrir, los fuertes aumentos del canal digital no fueron suficientes para compensar la caída total del sector en el séptimo mes del año. El Termómetro Semanal de las Ventas del Retail, preparado por el Departamento de Estudios de la CNC, que incluye tanto ventas físicas como digitales a lo largo del país, evidenció una baja promedio nominal de las ventas minoristas en julio de 18,1% y sin la categoría de supermercados el descenso promedio en el séptimo mes del año fue de 39,3%. Este mismo indicador adelanta que veremos mejores resultados a partir de agosto, de la mano del levantamiento de las cuarentenas en algunas comunas, tras meses de confinamiento donde se dejaron “en espera” varias decisiones de compra, mayor apertura de locales, la entrega de ayuda por parte del gobierno y el retiro del 10%, todas variables que han acelerado el consumo de los hogares.

“Sin embargo, se deben mirar con cautela estos resultados, ya que lo que se está viviendo hoy es un impulso transitorio en el ingreso familiar que no se mantendrá en el tiempo por lo que el efecto tenderá a disiparse con el transcurso de los meses. Si bien hay consenso de que el tercer trimestre marcó el punto más bajo de esta crisis, la recuperación efectiva del consumo será lenta dado el duro golpe que ha tenido el mercado laboral sumado al alto grado de incertidumbre que aún hay sobre el comportamiento futuro del virus”, sostuvo Silva.

Las ventas presenciales del comercio minorista de la Región de La Araucanía marcaron una baja de 8,2% real anual en el mes de julio, tras caer 21,8% en junio, dejando atrás cuatro meses de fuertes descensos y marcando una tendencia positiva en los últimos tres meses. En términos de locales equivalentes la caída fue de 9,2% real anual en el séptimo mes del año.

De esta manera, entre enero y julio las ventas de la región evidenciaron una baja real de 17,7% en términos totales y una caída real de 19,7% en término de locales equivalentes.